Rashid Al-Hamed

Description:

Diario:
Diario de Rashid Al-Hamed

Sesión 1:

Mientras se encontraba en una travesía con su maestro por la Ruta de la Seda, Rashid conoció a Talab Aleilm, un mago árabe, y a Dingiswayo, un cambiaformas proveniente del sur de África. Durante la travesía rara vez se le veía a su maestro, sólo en las noches se le podía ver. Sufrieron un ataque a manos de los mongoles y allí formó amistad con Talab y Dingiswayo. En cierto momento el maestro de Rashid debió partir, solicitándole a éste que le esperara hasta su regreso.

Al parecer algo ocurría en esas tierras, algo místico que escapaba a la percepción de Rashid, pero Talab y Dingiswayo lo percibían claramente. Por ello aprovecharon su arribo a un pueblo, donde hallaron un grupo de vendedores árabes. Uno de ellos reconoció a Rashid y le informó que un grupo de brujas podrían brindarles algunas respuestas respecto a las tierras.
Al llegar donde ellas estas indicaron que el futuro se vería azotado por un dragón y empalamientos, y otros eventos que parecían increíbles. Aunque dijeron que el futuro no podría evitarse sí advirtieron que podrían haber cambios. Al salir de allí Rashid visitó de nuevo a su amigo, quien lo guió a su tienda, para que por orden de su mentor ingresara por una puerta que lo transportaría mágicamente hasta su natal arabia. Fue allí donde hizo parte de un rito de transformación, donde abandonaría los lazos mortales y se volvería una entidad inmortal, dedicada a ser una mano ejecutora para su mentor y su orden: Los Assamitas, clan vampírico descendiente de Haqim.

Sesión 2:

Al regresar al pueblo donde estaba antes con sus compañeros de viaje, Rashid se vio forzado a escapar de unos extraños guerreros con armaduras, símbolos, escudos y espadas, que al parecer estarían persiguiendo a un ser sobrenatural. Por todas partes había humo y se sentía un poder abrumador en el ambiente. Rashid se vio forzado a escapar del pueblo haciendo uso de sus nuevas habilidades sobrehumanas y se internó en un bosque, donde vio a una bestia cargando a su amigo Talib. Al avecinarse la noche Rashid no tuvo otra opción que refugiarse en una pequeña cabaña abandonada donde pasó el día durmiendo a salvo de la luz del sol que podría haberle destruido.
Allí fue encontrado durmiendo por sus compañeros, que buscaban refugio de la noche. Ellos descubrieron que Rashid recientemente había sido convertido en un vampiro y aunque desconfiando de su nueva naturaleza decidieron confiar en que no sería un riesgo para su supervivencia estar con él.

Mientras estaban en la cabaña recibieron invitaciones, una por parte de cierto personaje que decía estar interesado en contratarlos, y Rashid por su parte recibió otra, por parte de su mentor, que le indicaba que alguien muy cercano a él (a su mentor) deseaba contratar sus servicios.
Llenos de curiosidad viajaron a Budapest, donde se les había citado, y al llegar al mercado vieron una venta de esclavos, donde una bella mujer estaba siendo ofrecida. Un caballero destacaba entre la gente por sus rasgos evidentemente europeos y corte de cabello a la misma altura por sobre las orejas. Éste mostró interés en la esclava que estaba siendo ofrecida, ya que huyó, y él quería mujeres interesantes para llevar a su maestro.
Rashid y sus compañeros la interceptaron, y ella les pidió ayuda pidiendo santuario.

Al llegar al punto de encuentro, Fueron guiados a una ciudad subterránea, donde el regente de la zona les ofreció contratar sus servicios y les asignó la construcción de un castillo en la zona de la ruta comercial en la región de Transilvania, donde serían regentes y podrían imponer su voluntad hasta que el castillo estuviera terminado. Talab Aleilm fue convertido en vampiro.

Sesión 3

Habiendo viajado e iniciado las tareas de construcción del castillo se halló una habitación bajo tierra la cuál contenía grandes cantidades de documentos antiguos en tablillas. Allí habían también unos pergaminos que destacaban por su antigüedad y por estar separados de los demás documentos. Estos parecían frágiles y a punto de romperse, pero al mismo tiempo lucían demasiado importantes. Dingiswayo y Talab Aleilm intentaron llevarlos a la habitación especial invocada por Dingiswayo dichos pergaminos comenzaron a arder. Allí notaron que dichos pergaminos poseían un poder mágico incalculable e invocaron a un espíritu para saber más sobre dicha magia. El espíritu nos informó que lo mejor era destruir dichos pergaminos ya que su poder no debía desatarse.
Rashid partió en búsqueda de trabajadores e iniciaron obras después de eso. Con el pasar de los años dedicó parte de su vida a crear un Castello de Assamitas y a aprender medicina para poder tener actividad en la zona sin levantar sospechas.

Sesión 4

32 años pasaron y una nueva misión fue encomendada. Los tres amigos viajarían a Sevilla, España, donde habían reportes de… (en construcción)

Bio:

Rashaad el-Abdi ha sido por años un guardián de un templo sarraceno al sur de Arabia que oculta incontables secretos que él mismo desconoce. Nacido en la región Ibérica, de padres árabes, fue inculcado en la tradición de guerrero y protector de estos secretos desde niño y su lealtad y convicción hacia los juramentos y promesas, así como las deudas que contrae, lo han hecho un respetado miembro de la hermandad a la que pertenece, así como aquellos que han tenido la fortuna de ganarse su amistad. Un hombre callado, que gusta de observar y escuchar al fin de poder analizar bien las situaciones que le rodean y decidir el próximo paso a seguir. Es también conocido por sus cercanos por su dominio con la guitarra, con la cuál ameniza a los comensales a la hora de comer o beber.

En algunas ocasiones ha tenido que tomar el rol de espía y asesino, aunque mayormente permanece en guardia. También se ha visto interesado en aprender un poco más de tradiciones, costumbres e historia foránea con el fin de comprender mejor a sus posibles adversarios, ya que siente un profundo respeto por las convicciones, tanto las propias como las ajenas. Es por esto que siempre que un adversario fallece en combate ante el eleva una plegaria al cielo para que su dios perdone el no haber cumplido su cometido (si no le es posible durante el combate guarda la promesa de hacerlo cuando este termine).

Una noche, durante su guardia, su pueblo fue azotado por cruzados, quienes buscaban el templo oculto que él debía proteger. Vio ante sus ojos caer mucha sangre inocente, mujeres, ancianos y niños, llamados herejes por los inquisidores fanáticos de la nueva religión traída del noroeste, cosa que no pudo perdonar. Entró en combate, ciego de furia, y se vio herido de gravedad, no sin antes llevarse varias cabezas invasoras por delante, y mientras se desplomaba y gritaba a voz ahogada un juramento de venganza veía cómo una sombra callada hacía que cayeran decenas de cuerpos de cruzados sin emitir un sólo ruido que ocasionara su desplome…

Es aquí donde comienza el camino entre las sombras de Rashid Al-Hamed.

Rashid Al-Hamed

La Crónica de las Edades Stoltverd jackstoneheart